martes, 13 de febrero de 2018

Viaje a Portugal - Día 2 Aveiro y Coimbra

Estos días estamos muy activos en instagram y nos habíamos olvidado del blog... pero aquí estamos!!


Os recordamos nuestra ruta a Portugal:

Día 1: Guimaraes (Portugal)
Día 2: Guimaraes - Aveiro - Coimbra
Día 3: Coimbra - Marvao - Cáceres
Día 4: Vuelta a casa

Hoy vamos con Aveiro, dicen que es la Venecia portuguesa... mirad qué bonita es!


Lo de mis orejas al viento empieza a ser una parte más de las fotos... pero es que no puedo controlarlas!!

Si en Venecia van por los canales en góndolas, aquí en Aveiro van en moliceiros. Suponíamos que no nos dejarían montar, pero curiosamente un señor nos dijo que podía montar yo también!! Mis dueños son un poco desconfiados y como estaba con tantas ganas de tirarme al agua, no quisieron arriesgarse a que les echaran del moliceiro... con lo divertido que tiene que ser lanzarse al agua desde ahí!! 

No tenemos claro si dependerá de la época o del barquero, el permitir montar a perros o no, pero en diciembre al menos hay un moliceiro en el que podéis montar con vuestro perro...





Y es que si algo de interesante tenía el agua, es que yo olía patos!! y os garantizo que había patos, eso sí, no pude probar ninguno...

Por algún motivo en Portugal me encontré con varias superficies de dudosa estabilidad, aunque por lo visto sólo me pasaba a mi, pues mis dueños iban tan contentos, pero como soy un poco asustadizo tampoco es de extrañar... Este puente pensé que no lo cruzaba, iba pegadíto al suelo, y es que lo de tirarme al agua sí, pero lo de caerme así sin saber cuándo, no me gusta tanto.






Mirad los patos!! Ya os decía yo que había...































Después de dar un paseo, llegamos a una calle que nos pareció preciosa, soleada, con gente pero sin mucho barullo...




 había una tiendecita que tenía algunos regalitos para llevarse de recuerdo (no, no nos pagan por hacerles publicidad, pero fueron tan majos!!)




y lo mejor de todo para mis dueños, es que en la terraza podías tomarte ....














un chocolate caliente!
















Por supuesto yo no probé ni gota, pero andaba un poco distraído con ...




¡las palomas! Se acercaban mucho las valientes, pero mis dueños me sujetaban en corto... lo bien que me lo habría pasado si me hubieran dado un poco de correa...





























Había casas muy chulas!!







Y antes de marcharnos, un último vistazo al agua... ainsss si me dejaran!!


Y de ahí nos fuimos a Coimbra


Y nada más llegar ¿qué creéis que fue lo primero que me encontré?



Un puente de estos de los que no me fío... y qué largo era!!


En mi defensa diré que nos cruzamos con una pareja que llevaba dos perros pequeños, y los tuvieron que coger en brazos porque ellos tampoco se fiaban... desventajas de no ser pequeño, que no te cogen en brazos tan facilmente y te toca caminar sí o sí...

Iglesia de Santa Cruz


Después de un paseo con muchas cuestas, llegamos a esta plaza donde paramos un ratito a hacer algunas fotos. Aquí una señora se paró a decirme cosas bonitas y a acariciarme mientras hablaba con mis dueños, aunque creo que ellos no entendían muy bien lo que decía ella porque hablaban poco y sonreían mucho... ¡humanos! con lo fácil que es mover la cola y las orejas para entenderse...













Nos encontramos con más iglesias

Iglesia de Santiago

Y con calles escondidas que nos parecieron muy bonitas...












Y esto nos encantó. Vimos un par de casetas así de chulas para los gatos, dentro les ponen comida y agua y así ellos tienen alimento y techo. Lo cierto es que podríamos decir que Coimbra nos pareció la ciudad de los gatos, vimos unos cuantos! No es que estuviera plagada, pero era muy agradable encontrarse con alguno de vez en cuando. (eso dijeron mis dueños, porque a mi lo de encontrarme gatos por las calles me pone en alerta y total para nada, si no me dejan perseguirles!!)
























Otra cosa que tiene Coimbra, son las cuestas!! Pero si las cuestas pueden tener algo bonito, es que te pones a subir, sin saber a dónde, y de repente miras y te encuentras con una estampa tan bonita como esta...




Y otra cosa que nos encantó, fueron sus espacios verdes. Aquí pasamos la noche en un area de autocaravanas, pero eso os lo cuentan luego Henar y Nacho. Justo en frente, cruzando la calle teníamos este espacio tan verde y tan bonito para dar un paseo.



No os penséis que os hago burla, eh? que va con cariño!! es que estos humanos me tienen todo el día posando y uno ya tiene que tomárselo con un poco de humor, porque sino...




Después un largo paseo y un bonito día, cenamos y nos dimos el paseo de antes de dormir y tengo que reconocer que al final del día, después de pasar varias veces por el dichoso puente, cada vez pasaba menos miedo, aunque no terminé de fiarme...




Pasamos la noche en un area de autocaravanas, la verdad es que aún no hemos visitado muchos, pero lo cierto es que nos encantó. Aquí encontráis el enlace a furgovw que es donde nosotros lo encontramos, pone que no hay agua, ni baños, pero lo cierto es que nosotros sí que vimos baños, igual no eran del AC sino del Club Náutico, pero nadie nos dijo nada por entrar... eso sí, por la noche están cerrados (así que igual sí que eran del club náutico....). También había un grifo para rellenar depósitos y según el cartel también se podían vaciar los depósitos de aguas grises y del WC, aunque la verdad es que el cartel estaba tan desmejorado que si no es por las fotos de la página de furgovw ni nos enteramos. Hay un parque chulísimo allí mismo y al lado el río Mondego (y el famoso puente jeje, que os lleva a la parte más antigua de la ciudad). Es un espacio tranquilo y bonito para dar un paseo y terminar de rematar el día, sobre todo si vais con perro, que se agradecen estos espacios en los que ellos pueden pisar algo de verde.



Y hasta aquí nuestro segundo día en Portugal, si no habéis leído dónde hicimos la primera parada, aquí podéis verlo. Y esperamos no tardar tanto en publicar nuestro tercer y último día en Portugal...



Después de ver esto, ¿a quién no le han entrado ganas de unas vacaciones? jejeje









viernes, 29 de diciembre de 2017

Nuestro primer viaje a Portugal - Día 1 Guimaraes

Como ya os contamos, tenemos muchas ganas de contaros nuestro viaje a Portugal, fuimos unos días que mis dueños no trabajaban y fue nuestro primer viaje con pernocta en la furgo!!

Primero tenemos que dar las gracias por todas las sugerencias que nos dieron sobre sitios que visitar (que están apuntadas para próximos viajes) a Tamara B, Cristina, David,Cecilia, Jeni, Maryan, Sonia, Susana, Raul, Andrés y Marta.

Nos fuimos a Portugal y la verdad que nos gustó mucho. Algo que nos llamó mucho la atención es que allí la gente me miraba mucho (y me miraban bien!!), algunos me llamaban y me decían cosas, entonces yo me ponía nervioso, como siempre...

Nuestra ruta en Portugal fue

Día 1: Guimaraes (Portugal)
Día 2: Guimaraes - Aveiro - Coimbra
Día 3: Coimbra - Marvao - Cáceres
Día 4: Vuelta a casa


De momento os contámos cositas de Guimaraes, que nos pareció precioso y para Henar, el más bonito de todos. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2001 y no nos extraña nada con lo bonito que es.






El viaje empezó con mucho frío... mucho!

Pero por suerte según nos acercábamos a Portugal, empezaba a mejorar. Llegamos a Guimaraes, paramos a comer y como había hambre lo solucionaron rápido y fueron a una cadena de comida rápida. Después fuimos a buscar el sitio para aparcar y asegurarnos de que nos daba confianza como parar pasar la noche, aunque conmigo como alarma de seguridad, no se de qué se preocupan...










Después empezó el paseo, lo primero que nos encontramos (porque aparcamos al lado...jeje) fue el Castillo de GuimaraesSe puede visitar por dentro, pero no con perros así que nos conformamos con verlo por fuera.



En 2007 fue declarado una de las Siete Maravillas de Portugal y no nos sorprende nada. De hecho nos gustó tanto que antes de marcharnos, volvimos a dar un paseo por allí.



El castillo tiene unos jardines con paseos por los que desconectar vosotros y nosotros podemos oler mil cosas así que esa zona me encantó. Y casi sin darte cuenta te encuentras con  El Palacio de los duques de Braganza


Aquí no sabemos si se podía entrar o eran visitas concertadas pues lo que vimos fue un grupo de niños, pero como suponíamos que no me iban a dejar entrar, ni lo miraron.




Y aquí estoy yo posando o algo así, pues había tanto que oler que les costó que me quedara un poco quieto... jeje



Justo aquí al lado del Palacio había un pequeño parque precioso y aprovechamos para dar un paseo.



¿Una foto los tres? Venga pero yo delante que el blog es mio!


Este ambiente es perfecto para el postureo..., menos mal que no insistieron mucho y me dejaron olisquear.




Al final hay unos bancos donde vosotros podréis descansar y nosotros podremos seguir oliendo y hacer nuestras cositas (pero no os olvidéis de llevar siempre bolsas y recogerlo, pues esto es muy importante si queremos que la gente tenga buena impresión de nosotros y así quizá nos dejen de prohibir la entrada en los sitios).




Después fuimos al centro de la ciudad, una ciudad que le encantaría a mi "abuela", pues dice Henar que le gustan las calles estrechas y llenas de encanto.








La iglesia de Nossa Senhora da Consolação e Santos Passos (habéis visto? he aprendido Portugués). Sales de una calle y allí a lo lejos está la iglesia, y según te acercas puedes apreciar aún más detalles. Además como estamos en diciembre, ya estaba adornada con las luces de estas fiestas, seguro que de noche con las luces encendidas estaría preciosa.









De vuelta a la furgo nos encontramos con lo que suponemos será una celebración tradicional de la ciudad, pero que no hemos encontrado información. Algunas chicas jóvenes estaban en los balcones de la Praça de São Tiago, y los chicos tenían unas lanzas muy largas que subían hasta los balcones, donde las chicas les ponían cosas en la punta. La verdad es que había mucha gente y como me estaba poniendo un poco nervioso, nos fuimos rápido y no pudimos verlo muy bien.




















Hicimos una nueva parada, aprovechando que hacía bueno, junto a la Casa dos Laranjais





Después de eso, de vuelta a la furgo. Habíamos aparcado en el Campo De Sao Mamede. Por el momento hacemos uso del mapa furgoperfecto y ahí fue donde encontramos esta ubicación. En el foro había un poco de duda pues en algún momento se debieron de poner cadenas, y de hecho aún estaban los candados ahí puestos, pero a día de hoy nada impedía el paso. Hay dos entradas, nosotros entramos por la que pilla más alejada al castillo, al entrar nos encontramos con dos gorrillas y nos comentaron que para salir, volviéramos a coger la misma rampa pues la que queda más cercana al castillo debe ser más empinada o algo y podía rozar la furgoneta (al menos eso entendimos...), pero por no arriesgar, a la hora de salir, les hicimos caso... jeje También nos dijeron que podíamos dormir allí son problema, así que nos terminamos de convencer y es que teníamos unas vistas bien bonitas. A un lado la Iglesia de SãDâmaso






Y al otro, el Castillo...


Y a medida que se acercaba la noche, iban llegando más furgonetas, autocaravanas, incluso caravanas y...lo que nos pareció un camión de bomberos... (A la mañana siguiente como teníamos camino por delante, nos marchamos relativamente pronto, y cuando estábamos saliendo vimos un coche de la policía aparcado allí, la verdad es que solamente estaba aparcado pero como nos fuimos, no sabemos si salieron a decir algo o no...)




En mi primer paseo del día aprovecharon para hacer esta foto. Me encantó ver que hay gente como mis dueños que viaja con sus mascotas. Al menos dos de los que veis en la foto también viajaban con sus perros, y es que a nosotros también nos gusta conocer sitios nuevos. Y como os dijimos, nos gustaron tanto los alrededores del castillo, que antes de irnos, nos dimos un paseo por allí.





Esperamos que os haya gustado el post, os dejamos el resto del viaje para otro día que ya sabemos que si hay que leer mucho, os entra la pereza.

¿Habéis estado ya en Guimaraes? Esperamos que os hayan entrado ganas de ir porque ¡es precioso!







domingo, 24 de diciembre de 2017

"8 patas sobre 4 ruedas" - Salamanca

¡Estrenamos sección!

Y nos encanta el nombre que hemos pensado para ella, "8 patas sobre 4 ruedas"

Suponemos que os podéis hacer una idea de lo que vamos a hablar, sí de nuestros viajes en la furgo. Hace un tiempo que empezamos a viajar en furgo, en una que poco a poco mis dueños iban intentando camperizar, pero no son nada manitas y al final tenían que recurrir siempre a "el señor", así que la cosa avanzaba despacio y decidieron asumir sus limitaciones y buscar una que lo tuviera ya hecho.

Hoy os vamos a contar nuestro primer viaje, que fue una toma de contacto, pues aunque la idea era pasar una noche fuera, una pequeña indisposición truncó todos los planes jeje


Nos fuimos a un sitio que no nos pillara muy lejos para ir haciéndonos a la furgo así que nos fuimos a Salamanca! Nacho y Henar ya habían estado, pero yo no, así que tuve que oler muuuchas cosas para poder quedarme con todo!

Pero primero mirad lo cómodo que voy en la furgo...


Primero un poco espectante, después decidí descansar y en la siguiente parada me di cuenta de que el asiento es más cómodo que mi cama... finalmente guardaron la cama porque no volví a usarla jejeje

Y llegamos a Salamanca... fijaros qué grande! no cabe en la foto!!!




 

Y mucho menos si pretendemos salir nosotros también! 

 


Como con este tiempo, no hay muchas terrazas, comer en restaurantes conmigo es un poco complicado (o casi imposible), así que cogieron comida para llevar y comimos en la furgo, yo pillé una patata frita, que no es mucho, pero al menos es algo. 

Descansamos un poco para bajar la comida y nos fuimos a... Ciudad Rodrigo.

Dimos un paseo y buscamos sitio para pasar la noche, aparcamos y nos dimos otro paseo, y como anochece tan pronto... parece muy tarde, pero no lo era. No hicieron muchas fotos, estuvieron muy distraídos observando, disfrutando e intentando que no fuera como un loco (como siempre jeje).




Después la comida empezó a causar estragos y como no estábamos muy lejos de casa, decidieron volver, al fin y al cabo ya tenían otro viaje preparado para unos días después... y así acabó nuestro viaje a Salamanca.


El próximo viaje fue a... Portugal! En la próxima entrada os contamos un poco más, aunque como fueron varios días igual lo dividimos en varias entradas para poderos contar cosas, que ese viaje dio mucho más de sí.


¿Habéis estado en Salamanca? ¿Os ha gustado?

domingo, 12 de noviembre de 2017

Viajar: el suelo de la furgo

Después de contaros cómo se las apañaron mis dueños para meter una cama en una furgoneta, hoy toca una nueva manualidad, esta vez, yo ayudé mucho... muchísimo, pero siempre dentro de mi estilo!!

Una de las cosas que han hecho hace poco es cambiar el suelo, porque cuando entrábamos (pero especialmente yo, que no puedo quitarme los zapatos para no manchar, y que a veces voy con arena hasta en las orejas!!), lo llenábamos todo de tierra, agua, arena, barro, pajitas de los árboles y cosas variadas... Después había que aspirar pero algunas cosas no se limpian sólo aspirando (eso me han dicho porque yo cuando se enciende el aspirador... me alejo todo lo que puedo!!, aunque con el roomba me voy llevando medio bien)

Al final decidieron poner un vinilo en el suelo, para ello quitaron los asientos y la moqueta de la parte de atrás de la furgo (lo bueno es que la moqueta justo se acababa ahí y los asientos delanteros llevan otra moqueta), y lo metieron en casa...



Como podéis ver yo me aseguré de que nada se moviera de su sitio!

Usaron la moqueta como plantilla, primero pusieron el vinilo en el suelo y encima la moqueta y marcaron con un rotulador, el contorno y todos aquellos agujeros que debían hacer. Quitaron la moqueta y recortaron.

Colocaron de nuevo la moqueta en la furgo y encima el vinilo y lo aseguraron con velcros. Con la parte dura del velcro (de pegar), pusieron la parte que pega al vinilo y el velcro se engancha a la moqueta sirviendo un poco más de sujección.

























Después colocar bien los bordes para rematarlo lo mejor posible... con paciencia eso sí... a mi no me véis pero yo estaba en el suelo tumbado dándoles mucho apoyo moral!!





Y así ha quedado.



Ahora sólo hay que barrer o pasar una bayeta para limpiar. Ellos están más contentos, y yo mientras me sigan llevando a ver cosas nuevas, también! Lo único que ahora mi cama resbala un poco más pero bueno me voy acostumbrando!






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...